Risoterapia

¿Te ríes de ti misma? ¿Te ríes cuando sales horrible en una foto ¿Te ríes cuando te tropiezas en la calle? ¿Te ríes cuando dices una tontería? ¿Te ríes seguido? ¿Si? ¿No? Pues deberías y aquí te explico por qué.

Ayer me pasó algo gracioso y se los cuento. Estaba haciéndome fotos para el blog, tenía este ramo de margaritas que ven y quería imitar unas fotos que había visto en Tumblr muy chéveres, según yo. La cosa es que con mi fotógrafo buscamos un sitio adecuado para hacer la sesión de fotos, me coloqué, posé, click, y cuando vi el resultado…Dios… me veía como una patética, imitando fotos que a otras personas les había salido bien en un momento original, pero a mí no, claro está. La cosa es que me veía tan ridícula porque parecía una combinación de Alicia en el país de las maravillas con Florcita en el parque de la esquina.

Empecé a matarme de risa de mi misma y este fue el resultado, fotos muy originales, fotos en donde realmente la risa, la sonrisa eran genuinas porque me estaba riendo de algo realmente gracioso, de mí, porque no me puse de mal humor ni triste por haber salido mal, por no haber logrado mi objetivo, simplemente me eché a reír como una descocida y claro, Carlitos, mi fotógrafo se puso a disparar en ese momento (créditos para él, obviamente).

A menudo nos reímos de los demás, pero no siempre somos capaces de reírnos de nosotros mismos, muchas veces tenemos un muro llamado ego que hace que nos sea difícil burlarnos de nosotros mismos, con piedad claro está. Sin embargo, muchos estudios psicológicos se refieren a la capacidad de reírse de uno mismo como señal de una alta autoestima, una cualidad necesaria para ser feliz y una herramienta eficaz para reducir el estrés.

Y es que reírnos de nosotros mismos mata el excesivo ego, hace que nos movamos  en el mundo de una manera más ligera y transparente. Y sobre todo, creo que reírnos de nosotros mismos nos protege de las críticas y risas de los demás, porque si hemos soltado algunas carcajadas sobre nosotros, no nos molestará que otros lo hagan también con nosotros.

Les dejo esta cita de Walter Riso sobre el tema que me parece muy acertado. “Reírse de sí mismo, cuando se hace sin condenas ni flagelos, es evidencia de adecuados niveles de autoestima, pues esa expresión tiene implícita una mente flexible en la relación que se establece consigo mismo, denota libertad sin subyugarse a imágenes rígidas de sí mismo ni, mucho menos, a los prejuicios de los demás. Reírse de sí mismo denota una inteligencia adaptativa, flexible y despierta, una conexión anclada profundamente con las propias emociones y, evidentemente, una infinita humildad. Alguien así es capaz de obtener perspectivas mucho más objetivas de las personas y de los hechos, es una persona que evoluciona adecuadamente puesto que es capaz de cuestionarse de manera constructiva”.